Editorial número 3

El fútbol sala es universal

Futsal360 Número 3 – Editorial

El término ‘futsal’ es un acrónimo de las palabras ´fútbol’ y ‘salón’ y define un deporte similar al fútbol pero que se practica en el interior, lo que se conocía en su momento como fútbol de salón.
Hoy en día se juega en todas las partes del mundo; desde Londres a Madrid pasando por Tokio, Río, Cali, Kabul ó Moscú. El fútbol sala funciona ya como un idioma universal, cinco contra cinco, una cancha pequeña y un balón: un lenguaje común.
El fútbol sala nació en Sudamérica, en Uruguay en 1930. El campeonato del Mundo de fútbol obtenido por los celestes hizo que se desatara la fiebre por el deporte en las calles de Montevideo y otras ciudades y todo el mundo saliera en su barrio a jugar con un balón en cualquier lugar. Más tarde, el profesor Carlos Ceriani sentaría las bases de un nuevo deporte, con reglamentación propia, aprovechando la normativa de diferentes deportes que ya existían. Se dio cuenta de que los niños jugaban al fútbol en diferentes espacios porque no había tantos campos de fútbol, y acercó el fútbol 11 a las canchas pequeñas. Todo un acierto. Adaptó del waterpolo, la figura del portero y sus movimientos; del baloncesto, el número de jugadores y el posicionamiento de algunos jugadores, los cambios ilimitados y la duración del partido; del balonmano, las medidas de la cancha y las porterías; del hockey patines, la movilidad de los jugadores, las rotaciones; y del fútbol, la propia lógica interna, la dinámica y el desarrollo del juego con los pies. Había nacido el fútbol sala.
A partir de aquí se expande rápidamente por toda Latinoamérica; Chile, Argentina, Colombia, Paraguay, Perú, Venezuela, y sobre todo Brasil, cuna de grandísimos jugadores que ya os acercamos en nuestro anterior número.
Después comienza a crecer en Europa, siendo España la gran referencia con un rápido desarrollo desde aquel Club Ymca, allá por 1974. Después, al resto del Mundo.
El fútbol sala se empezó a jugar por diversión, decía Juan Manuel Gozalo que “éramos muy pocos, juntar cinco amigos era relativamente sencillo y nos empezamos a dar cuenta de que podría convertirse en el deporte social por excelencia”. Así fue, era una excusa para juntarse con tu gente y que poco a poco fue haciéndose muy conocido.
Después vino Italia, con un importante éxodo de jugadores brasileños, Portugal y Rusia, potencia mundial (actual subcampeona de Europa y del Mundo), y que mira de tú a tú a los españoles cada temporada, tanto en competiciones de selecciones como de clubes. Hoy en día se desarrolla a pasos agigantados en Asia, con una importante colonia de entrenadores españoles y grandes inversiones en la organización de eventos como la Copa Intercontinental en Qatar o la Liga de exhibición en India, que generó tanta controversia con la presencia de estrellas retiradas del mundo del fútbol. Con la resaca del Mundial de Colombia la mayoría de los medios coinciden en que la ‘democratización’ del fútbol sala ha llegado, con las eliminaciones tempranas de grandes favoritos como Brasil y España y el protagonismo de otras naciones como Irán (la revelación) o Argentina, flamante Campeón dirigido por Diego Guistozzi y con un buen grupo de jugadores que tienen o han tenido una relación directa con nuestra liga.
Como guinda al pastel, el fútbol sala emerge en EEUU y os lo acercamos mediante la visión de uno de sus grandes impulsores en este número. Un deporte en plena expansión y con un enorme potencial, que se ajusta muy bien a la idea de deporte y espectáculo americano, y que puede que sea la última pieza que necesitemos encajar para que sea uno de los deportes más seguidos en el mundo en los próximos años.
En nuestro tercer número hablamos de ‘Planeta Futsal’ como el de Luka Ranocchiari, quien lleva haciendo grande este deporte tantos años desde Roma con Futsal Planet, hablando de un deporte totalmente globalizado y sin fronteras, en consonancia con la sociedad del siglo XXI. Podemos decir que todo el ‘globo’ ya se ha puesto a jugar al fútbol sala.
El fútbol sala se juega tanto en barrios y calles, como en los colegios y universidades, en las cárceles, con una venda en los ojos y un balón de cascabel, o en pabellones con miles de espectadores.
Siente el 40×20, esto acaba de empezar.

OCTUBRE 2016

Andrés Parada
Director
Portada número 3